Cuentos de Fotos: Casi Detenida en Frankfurt

Hize un viaje a Alemanía para ver sus mercados navideños.  El primer día, mi amiga y yo fuimos a McDonald’s y me sorprendió que habían hamburguesas de verdudas en la carta.  No las tenemos en los EEUU.  Como cualquiera otra persona normal, no podía resistir sacar una foto.  La primera foto salió bien pero no se veían los arcos de oro.  Necesité sacar otra.  La segunda intenta, brilló el flash – una equivocación MUY grave.  Resultó que dos empleados enfadados comenzaron a gritar, ” ___ ___ ___ FOTO!”  Sólo entendí la palabra, “foto”.  Al notar su agravación, guardé mi cámara, pensando que sería una solución.  Equivocada otra vez.  Siguieron las gritas de, “___ ___ ___ FOTO!”  El próximo paso fue salir del edificio pero su persistencia vió más lejos de nuestra salida.  Vestidos de camisetas de manga corta y sin chaquetas, nos seguieron por fuera, continuaron a gritar y intentaron quitar mi camera!  Implacable.  Esta situación casi se hizó horrible.  Por fin, mi amiga la terminó con tres palabras, “nosotras…tren….irnos”.  Mágicamente, funcionó.  Pero desafortunadamente, no podía pasar al servicio.

Aquí está la primera intenta!

Frankfurt Burger

Advertisements

Snapshot Stories: Nearly Arrested in Frankfurt

I took a trip to Germany to see their Christmas Markets.  Day one, my friend and I stopped at McDonald’s and to my surprise there were veggie burgers on the menu.  We don’t have those here in the US.  So, like any normal person, I couldn’t resist snapping a picture.  Take one was alright but the golden arches were not visible.  I needed another.  The second take, the flash went off – BIG mistake.  That resulted in two very angry employees.  The yelling ensued, “____ ____ __ ___ PHOTO!”  “Photo” was all I caught.  Noticing their aggravation, I put away my camera, expecting that to be a resolution.  Wrong.  The “___ _ __ PHOTO!” continued.  Next step was leaving the building altogether.  But their persistence saw beyond our exit.  Wearing short-sleeved shirts and no jackets, they followed us outside, continued yelling and even attempted to retrieve my camera!  Talk about relentless.  This situation almost took a turn for the worst.  Finally, my friend ended it in three words, “us…train…go.”  Magically, it worked.  But so much for being able to use their bathroom.

Here’s take one, where I should have stopped!

Frankfurt Burger